DIABETES

DIABETES TIPO 1

La diabetes es una enfermedad debida a que la presencia de glucosa (azúcar) en la sangre es muy alta. En la diabetes tipo 1 el páncreas no produce la insulina, que es la hormona que ayuda a que la glucosa sanguínea penetre en las células para dotarlas de energía.

La diabetes tipo 1 ocurre con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad. Los síntomas:

  • Mucha sed
  • Orinar frecuentemente
  • Sentir mucha hambre o cansancio
  • Pérdida de peso espontáneamente
  • Presencia de llagas que tardan en sanar
  • Piel seca y picazón
  • Pérdida de la sensación u hormigueo en los pies
  • Vista borrosa

DIABETES TIPO 2

La diabetes es una enfermedad debida a que la presencia de glucosa (azúcar) en la sangre es muy alta. El tipo 2 de diabetes es el más común. En ella el cuerpo no produce o no usa bien la insulina. La insulina es la hormona que hace que la glucosa de la sangre entre en las células para darles energía. Si no se genera la suficiente insulina la concentración de azúcar en la sangre aumenta. Con el tiempo, un nivel alto de glucosa en sangre puede causar problemas de salud a diversos órganos funcionales.

El riesgo de padecer diabetes tipo 2 es mayor si eres adulto, si tienes problemas de obesidad, si tienes antecedentes familiares o no haces ejercicio físico.

Los síntomas de la diabetes tipo 2 aparecen lentamente. Algunas personas ni siquiera los notan. Pueden incluir

  • Tener mucha sed
  • Orinar frecuentemente
  • Sentirse hambriento o cansado
  • Perder peso sin proponérselo
  • Tener heridas que sanan lentamente
  • Visión borrosa