SALUD CEREBRAL

La Cetosis mejora la salud cerebral

En general, su cerebro funciona mejor cuando quema grasas en vez de glucosa, ya que las grasas han demostrado ser tanto neuroterapéuticas como neuroprotectoras. Aunque las grasas no son capaces de atravesar la barrera hematoencefálica, las cetonas, al ser grasas hidrosolubles, pueden cruzar y alimentar a su cerebro.

También, parecen disminuir los indicadores de inflamación sistémica, tales como IL-6 y otros. Muchas veces, los primeros cambios que las personas notan al entrar en la cetosis nutricional, es que mejoran la cognición y agudeza mental.

En general, las cetonas son la fuente preferida de energía para el cerebro, pero especialmente para las personas afectadas por la diabetes, Alzheimer, Parkinson y tal vez incluso la esclerósis lateral ameotrófica (ALS, por sus siglas en inglés), ya que en estas enfermedades, hay ciertas neuronas que se volvieron resistentes a la insulina o han perdido la capacidad de utilizar eficazmente la glucosa, lo que provoca que las neuronas mueran.

Cuando hay presencia de cetonas, estas neuronas tienen una mejor oportunidad de sobrevivir y prosperar.

En un estudio, los pacientes que padecían Parkinson y siguieron la dieta cetogénica 4: 1, en promedio, experimentaron una mejoría de 43 % en sus síntomas, después de un mes. Suplementar con aceite MCT parece ser particularmente beneficioso para la enfermedad de Alzheimer.

Asimismo, los estudios apoyan utilizar la cetosis nutricional para el autismo. Como fue señalado en el artículo presentado, “el autismo comparte algunas características con la epilepsia, y muchas personas con autismo experimentan convulsiones relacionadas con una agitación excesiva de las células cerebrales”, y las investigaciones muestran que la cetosis nutricional ayuda a amortiguar esta excesiva actividad.

A diferencia de la glucosa en la sangre, las cetonas presentes en la sangre no aumentan los niveles de insulina. Asimismo, no necesitan la ayuda de la insulina para atravesar las membranas celulares, incluyendo las membranas neuronales.

En vez de ello, utilizan una simple difusión, por lo que incluso pueden entrar en las células que se volvieron resistentes a la insulina. Probablemente esta sea una de las razones por las que la cetosis nutricional funciona tan eficazmente para atender una variedad de problemas y enfermedades neurológicas. Incluso se muestra prometedora para:

  • Migrañas: Seguir una dieta cetogénica durante cuatro semanas ha demostrado reducir la frecuencia de las migrañas, y disminuir el uso de medicamentos para el dolor.
  • Lesiones traumáticas cerebrales: Los estudios en animales sugieren que puede ayudar a reducir la inflamación cerebral, mejorar la función motora y acelerar la recuperación, aunque parece ser más eficaz en las personas jóvenes que en las personas de edad avanzada. Los estudios en humanos todavía tienen que validar estos descubrimientos.